Las ventanas de PVC en Aldaia tienen un buen aislamiento tanto acústico como térmico, lo que impedirá que pierdas calor en tu hogar. Además, evitarás la entrada del molesto ruido de la calle si vives en la ciudad.

Otra de las ventajas que podrás tener con las ventanas de PVC en Aldaia es que no se descoloran con el paso del tiempo. Se mantienen igual que el primer día, incluso tienen una vida útil estimada de más de cincuenta años.

En 1912, el químico alemán Fritz Klatte hizo reaccionar el ácido clorhídrico con acetileno, produciendo cloruro de vinilo. En aquella época no se tenían los conocimientos necesarios y no se sabía qué hacer con el resultado de dicha unión. Se patentó, pero se dejó expirar sin ningún uso en 1925.

En 1926, Waldo Lonsbery Semon retomaría la fórmula. Sería mediante la mezcla del PVC con polímeros sintéticos, obtendría como resultado final un producto elástico, aunque carecía, en un primer momento, de adherencia. Trabajó con sistemas para mejorar el caucho y acabó creando un sustituto del mismo. Los primeros artículos que se fabricaron fueron zapatos de tacón, cortinas de baño y pelotas de golf. En 1933 lo patentó, aunque no fue el único invento de Semon, ya que realizó hasta 116 patentes en Estados Unidos. Un año más tarde consiguió mejorarlo e, incluso, consiguió innovar muchos métodos de goma sintética sobre el metal.

Con este descubrimiento se consiguió un material versátil y de bajo coste, aunque es un derivado del petróleo y agua del mar. El proceso de policloruro mezclado con pigmentos y aditivos plastificantes le convierte en un producto rígido o flexible.

Se ha convertido con el paso del tiempo en el segundo artículo con más producción en el mundo.

En Ventanas Vital tenemos los mejores profesionales para la instalación de tus ventanas y cerramientos de PVC, hierro y aluminio.

Top Optimized with PageSpeed Ninja